El SET nace de una inquietud personal de la que habla, Stella.

Después de una lista larga de experiencias sociales como vivir en  comunidades como lo fue Aineto durante un año, pertenecer al MAR (Movimiento Alternativo Rural) donde se crearon campamentos infantiles nacionales de intercambios geográficos pedagógicos para paliar el aislamiento de los niños que vivían en el campo lejos de los centros educativos, reconstruir pueblos abandonados (Uli Alto en Navarra y Aineto, Artosilla, Solanilla en  Huesca) con la ayuda de campamentos de trabajo, crear campamentos infantiles en Estepona en el campo durante dos veranos y semana santa, vivir en el campo con huerta ecológica, caballos y gallinas, formar parte de la CIG (Cooperativa Integral Granaína), conocer la moneda social, el banco del tiempo, el trueque, el comedor social, aprender a subsistir con dignidad estando en el paro sin ayudas haciendo pan,  tofu y seitán, estar de woofer en los Portales (comunidad en funcionamiento desde hace 25 años), en Can Pipirimosca de cocinera donde conocí a

Eotopía: http://www.eotopia.org/wordpress/en/home-2/ y la economía del don,

en Algendaret Vells de hortelana, en Coín, hacer cursos de Dragon Dreaming y de Facilitación de grupos, asistir a encuentros diversos como los de la RIE (Red Ibérica de Ecoaldeas) y un largo etc.

y otras no menos importantes como son las experiencias personales y el crecimiento interior a través de terapias como fueron “los Maratones” que se hacían en el Arco Iris, comunidad fundada por Emilio Fiel,  en Lizaso allá en los años 80, terapia de Louise Hay con los pensamientos positivos y los mensajes de las enfermedades, asistir a más de 20 cursos de meditación Vipassana como estudiante y servidora, haber hecho constelaciones, yoga, taichí,  y otros

llega el momento de compartir mis vivencias y experiencias con los otros para juntos crear un mundo mejor, el SET, ¿Te montas al tren?

Conclusiones

No soy una recién llegada caída del cielo y que ha tenido de pronto una inspiración, no, el SET es el resultado, la consecuencia de todas mis vivencias. Después de todos estos años de ilusiones, sueños, caídas, depresiones, tirar la toalla, volver a empezar, sanarme, conocerme, estudiarme, cuestionar, buscar, meditar, trabajar mucho, llorar y reir, y sobre todo sanarme emocionalmente  como persona humana y espiritual que soy, lo que me queda MUY CLARO es que no podemos hacer dos compartimentos separados. Tenemos que trabajarnos individualmente como personas y a la vez trabajar socialmente para deshacer este individualismo que corroe la sociedad y hacer frente a la crisis y a los problemas partiendo de nuestras experiencias e intuición y no de lo que nos dictan los políticos y la sociedad de consumo capitalista, fundándonos en la cohesión social, el compartir, el colaborar, el hacer juntos ese otro mundo que soñamos y sobre todo contando con la naturaleza al completo, plantas, animales y humanos ya que todos somos energía y nos afecta todo. Todos somos cocreadores y por lo tanto responsables 100% de lo que pasa en nuestras vidas y en el mundo. Miremos nuestros ombligos y empecemos a actuar.

Así que invito a todos a hacer un análisis de reflexión honrado y honesto antes de integrarse al grupo, ya que esto conlleva responsabilidad, compromiso, trabajo personal individual y colectivo. Uno no puede pretender ayudar al prójimo sin haber solucionado antes sus problemas familiares u otros. A estas alturas una elige no discutir, no hacer caso a su ego, no  tomarse las cosas a modo personal, no presuponer y no juzgar (o se intenta). Se trata de ser uno mismo feliz para empezar, para luego  hacer felices a los demás, ¿estás listo? Todos estamos conectados. Empecemos la transformación en nuestros lugares en nuestras ciudades creando vínculos afectivos y solidarios donde los protagonistas somos nosotros y los recursos el mundo en su totalidad.